Docencia

[SUSPENDIDO HASTA NUEVO AVISO]

Curso de posgrado 2020

"El cuerpo y las regulaciones sociales. Lecturas psicoanalíticas de la hipermodernidad" (UNL)

DOCENTES: Prof. Jorge Malachevsky y Mg. Ignacio Neffen.

 


Avalado por: CESIL (Centro de Estudios Sociales Interdisciplinarios del Litoral/FHUC).

DESTINATARIOS: Graduados en Ciencias Sociales, Humanidades o Artes. Graduados en disciplinas vinculadas al campo de la salud mental.

CARGA HORARIA: Dictado del Curso: 6 Clases / 45 hs. - 3 (UCAs).

ARANCEL: $ 2.600.-

CRONOGRAMA (A confirmar)

 

Fundamentación

No somos un cuerpo, afirma Jacques Lacan en la década del ´70, sino que tenemos uno. Por tanto, es tarea de todo ser hablante ligarse de alguna manera singular a su corporeidad. A su vez, un cuerpo es regulado por distintos órdenes. Hablar de la regulación de los cuerpos es hablar en principio de cómo la ley o la norma tocan sus modos de satisfacción. Inclusive, de cuerpos que gozan por fuera de las regulaciones, o de regulaciones que los hacen gozar sin ley. También, hablar de esas regulaciones lleva a indagar sobre cómo los cuerpos son interpelados por los imaginarios sociales, más aún, por los empujes pulsionales que cada época destaca. La teoría y la clínica psicoanalítica están atentas a los destinos de los cuerpos atados a ciertos regímenes o desatados de ellos, y particularmente a las invenciones y recursos singulares que muestran cómo cada sujeto se anuda a su propio cuerpo. Es decir, los modos de subjetivación ocupan el centro de las preocupaciones del psicoanálisis, siendo el síntoma la medida de los anudamientos de los cuerpos a esas formas de regulación. Los cuerpos hablan y lo hacen a través de sus síntomas. Sabemos que los síntomas se corporizan y hasta cierto punto pueden ser descifrados. También, que ciertos desciframientos conllevan la desaparición de los síntomas, su atenuación o la posibilidad de alcanzar un saber hacer con ellos. Ahora, qué ocurre -y esto no es que no haya ocurrido antes, sino que en la actualidad se ha generalizado- cuando se revelan modos de corporización de los síntomas que escapan al desciframiento del inconsciente. Esto es, qué ocurre cuando los cuerpos se vuelven reacios a desprenderse de aquello mismo que les insufla sufrimiento. La clínica psicoanalítica actualmente muestra al respecto, o que los cuerpos han enmudecido -han sido silenciados- o que siguen hablando, aunque su lenguaje no procure producir mensaje alguno. Es decir, el padecimiento enlazado a ciertos modos de satisfacción se resiste a ser tratado por las palabras. Hablar de la regulación de los cuerpos a su vez, es hablar de las distintas maneras en que éstos se incorporan sintomáticamente a la civilización. Tres son las coordenadas en relación a las cuáles nos interesa problematizar la relación entre los cuerpos y los regímenes que hoy los contienen: la fragilidad de lo simbólico, la regulación por el espectáculo y el empuje al goce. Conjugadas estas coordenadas, caracterizarían la manera en que la civilización actual ejecuta su papel. Interrogaremos por lo tanto esas coordenadas, desplegándolas en tres ejes: la regulación de los cuerpos articulada al funcionamiento del mercado, a los avances en las tecno-ciencias y a la política (Eje 1), los cuerpos y el régimen de las apariencias (Eje 2) y finalmente, los cuerpos y las modalidades de constitución o de padecimiento subjetivos develados hoy en la clínica psicoanalítica (Eje 3).